CONSUMO DE FÁRMACOS CON RECETA

El abuso de fármacos con receta se ha vuelto un problema más serio que el de la mayoría de las drogas callejeras. Analgésicos, tranquilizantes, antidepresivos, pastillas para dormir y estimulantes pueden parecer “seguros” debido a que han sido recetados por los médicos, pero pueden ser tan adictivos y potentes como la heroína o la cocaína que se vende en la calle. El analgésico OxyContin, por ejemplo, es tan potente como la heroína y afecta al cuerpo de la misma manera. El uso continuo de analgésicos, depresivos (“tranquilizantes”), estimulantes o antidepresivos puede llevar a la adicción, y a los dolorosos síntomas de la abstinencia a los que intentan dejarlos.

Aquí se dan sólo algunos de los efectos de estas drogas.

Analgésicos: OxyContin, Fentanyl, morfina, Percodan, Demerol son unos pocos de una larga lista de analgésicos. Los efectos pueden incluir respiración ralentizada, náusea e inconsciencia. El consumo puede llevar a la adicción.

Depresivos: Estas drogas, que disminuyen la actividad cerebral, y las funciones del sistema nervioso incluyen: Xanax, Zyprexa, Amytal, Seconal, Valium y muchas otras. Los efectos pueden incluir problemas cardiacos, aumento de peso, fatiga1 y dificultad para hablar. El uso continuo puede llevar a la adicción.

Estimulantes: Estas drogas aceleran el ritmo cardiaco y la respiración, parecido al “speed” o a la cocaína. Incluyen: Ritalín, Aderal, Concerta y drogas conocidas como “caramelos”. Los efectos incluyen un aumento de la presión arterial y el ritmo cardiaco, hostilidad y paranoia.

Antidepresivos: Prozac, Paxil, Zoloft y Celexa son algunos de los antidepresivos más comúnmente usados. Los efectos pueden incluir: arritmia cardiaca, reacciones paranoicas, pensamientos violentos o suicidas y alucinaciones. Su uso prolongado puede llevar a la adicción.

Analgésicos, tranquilizantes y antidepresivos son responsables de más muertes por sobredosis en Estados Unidos que la cocaína, la heroína, la metanfetamina y anfetaminas combinadas.

  1. 1. fatiga: cansancio físico o mental extremo.