ABUSO DE LOS FÁRMACOS CON RECETA MÉDICA: UN PROBLEMA GRAVE

Créditos fotográficos: Stockexpert

El uso recreativo de los fármacos con receta médica es un problema grave en los adolescentes y jóvenes adultos. Estudios nacionales en EE.UU. muestran que un adolescente tiene más probabilidades de haber consumido fármacos con receta que drogas callejeras ilegales.

Muchos adolescentes piensan que los fármacos con prescripción son seguros porque los receta un médico. Pero tomarlos para uso no médico, para darse un “subidón” o para “auto medicarse”, puede ser tan peligroso y adictivo como tomar drogas callejeras ilegales.

Existen riesgos muy graves para la salud cuando se toman fármacos con receta. Esta es la razón por la que se toman sólo bajo el cuidado de un médico. Y aun así, tienen que vigilarse de cerca para evitar la adicción u otros problemas.

Muchas pastillas tienen la misma apariencia. Es muy peligroso tomar una pastilla sobre la que no estás seguro o que no te hayan recetado para ti. Las personas también pueden tener reacciones diferentes a las drogas, debido a las diferencias en la química corporal de cada persona. Un fármaco que estaba bien para una persona puede ser muy arriesgado, incluso mortal, para otra persona.

Los fármacos con receta sólo son seguros para quién se le recetó y para nadie más.