LSD

El LSD se vende en tabletas, cápsulas o en forma de líquido. Al que se añade un papel absorbente y se divide en pequeños cuadrados decorados. Cada cuadrado es una dosis.

El LSD es aún uno de los químicos más potentes que alteran el estado de ánimo y se obtiene de un hongo extremamente venenoso que crece en el centeno y otras semillas. Sus efectos son impredecibles. Una cantidad minúscula puede producir 12 horas o más de efecto.

Efectos a corto plazo:

Pupilas dilatadas, temperatura alta del cuerpo, incremento del ritmo cardíaco y presión alta, sudores, pérdida del apetito, insomnio, boca seca y temblores. Con el consumo de LSD, pueden experimentarse pensamientos y sensaciones terribles y severos, temor a perder el control, temor a la locura y a la muerte y sensación de desesperación.

Efectos a largo plazo:

Experiencias retrospectivas, o repeticiones, de un “viaje” de LSD pueden ser reexperimentadas mucho tiempo después de que la droga se tomó y su efecto aparentemente se terminó. El “viaje” en sí mismo, por lo general comienza a desvanecerse después de unas 12 horas, pero algunos consumidores manifiestan psicosis a largo plazo.


NOMBRES CALLEJEROS


LSD Ácido Ácido de batería Dragón Batman Bicho Electrolito Diablos Disney Dosis Micropunto Papel Secante Soles Tripa