INHALANTES

“Realmente me encontré a mí mismo hablando con lo que llamo ‘amigos del gas’ (las alucinaciones). Un día estaba inhalando y pensé que mi amigo había muerto porque me vino la alucinación de él. Me encontré inhalando no sólo por las visiones, si no por la compañía de estos ‘amigos’ imaginarios, que vendrían a mí cuando comenzara a inhalar. He estado luchando con esta adicción cerca de siete meses”. — Erik

“Durante tres días un amigo me dio pegamento gratuitamente. El cuarto día me pidió dinero. Para entonces yo era adicto y tuve que darle el dinero para conseguir un tubo de pegamento. Yo necesitaba varios tubos de pegamento al día”. — Marty

“Durante catorce años y medio, era una progresión constante de la inhalación de pegamento, esnifar gases, hongos mágicos...Entonces comencé con el cannabis. Me gastaba mi dinero en todo el cannabis que podía conseguir. Entonces ya tenía edad para ir a las discotecas, así que empecé ahí con anfetaminas y éxtasis.

Empecé a pasar el rato con gente que tomaba heroína y pronto yo la estaba usando más y más hasta ser adicta. No tenía ni idea del daño que me causaría más adelante. Que estaría cumpliendo una sentencia de prisión tras otra, robando en las casas de la gente, robando a mi familia. Todo el dolor y la angustia que causé fue peor que robarles las cosas materiales”. — Jamie

“Jason había estado en casa de un amigo, inhalando pegamento o líquido para encendedores, tal vez ambas cosas. Cuando volvía al colegio, Jason empezó a desmayarse. Finalmente, se cayó y nunca se levantó. Para cuando fueron capaces de llevarlo al hospital, ya era demasiado tarde”. — Cathy, madre

“Mañana es el sexto aniversario de la muerte de nuestro hijo Justin. Tenía dieciséis años. Murió por inhalar ambientador, un acto de abuso de inhalantes. Su muerte sin sentido sacudió el mundo de todos los que le conocían. Justin era un estudiante con honores que amaba la vida y la abrazaba con entusiasmo. Él fue una fuente de inspiración para muchos. Siempre me perseguirá la pregunta de si Justin estaría todavía hoy con nosotros si hubiera sabido de los riesgos que estaba corriendo”. — Jackie, madre