LSD: UNA BREVE HISTORIA

Albert Hofmann
Créditos fotográficos: Fundación Albert Hofmann

Albert Hofmann, químico que trabajaba para Farmacéuticas Sandoz, sintetizó1 el LSD por primera vez en 1938, en Basilea, Suiza, mientras buscaba un estimulante para la sangre. Sin embargo, no se conocieron sus efectos alucinógenos hasta 1943 cuando Hofmann accidentalmente consumió un poco de LSD. Más tarde se descubrió que una dosis oral de apenas 25 microgramos (equivalentes en peso a unos pocos granos de sal) puede producir alucinaciones vívidas.

El psicólogo de Harvard Timothy Leary, quien promovió el LSD y otras drogas psiquiátricas que alteran la mente, fue arrestado y encarcelado por crímenes relacionados con drogas.
Créditos fotográficos: DEA/arresto de Timothy Leary

Debido a la similitud con una sustancia química presente en el cerebro y sus efectos similares a ciertos aspectos de la psicosis, los psiquiatras usaron el LSD en experimentos durante las décadas de 1940, 1950 y 1960. Mientras los investigadores no pudieron encontrar ningún uso médico para la droga, las muestras gratuitas repartidas por farmacéuticas Sandoz para los experimentos fueron distribuidas ampliamente, llevando al uso general de la sustancia.

El LSD fue popularizado en la década de 1960 por individuos como el psicólogo Timothy Leary, quien alentó a los estudiantes americanos a que “se engancharan, entrasen en la onda y se desconectaran”. Esto creó una contracultura completa basada en el abuso de drogas, y esparció el LSD desde Estados Unidos hasta el Reino Unido, y el resto de Europa. Aún en la actualidad, el uso del LSD en el Reino Unido es significativamente mayor que en otras partes del mundo.

Los programas psiquiátricos para control mental enfocados en el LSD y otros alucinógenos crearon una generación de adictos al ácido.

Mientras la contracultura de los años 60 usaba la droga para escapar de los problemas de la sociedad, la comunidad de inteligencia occidental y los militares la vieron como un arma química potencial. En 1951, estas organizaciones iniciaron una serie de experimentos. Investigadores de Estados Unidos observaron que el LSD “era capaz de causar un estado en grupos enteros de personas, incluyendo contingentes militares, en el que serían indiferentes a su entorno y a las situaciones, afectando a su juicio y capacidad para planear, e incluso creando sensaciones de aprensión, confusión incontrolable y terror”.

Los experimentos del posible uso del LSD para cambiar la personalidad de objetivos de inteligencia y para controlar poblaciones enteras siguieron adelante hasta que Estados Unidos prohibió la droga oficialmente en 1967.

El uso del LSD se redujo durante la década de 1980, pero aumentó de nuevo en la de 1990. Desde 1998, los adolescentes más mayores y los jóvenes más adultos usaron el LSD más ampliamente en los clubs de baile y fiestas rave nocturnas. Su consumo descendió significativamente alrededor del año 2000.

“Durante los días después de consumir LSD, estaba llena de ansiedad y con una profunda depresión. Tras mi primer ‘viaje’ con LSD, lo consumía frecuentemente. A veces hasta 4 ó 5 veces a la semana durante un largo período. Cada vez que tomaba la droga, mentalmente me deslizaba más y más fuera de la realidad. El resultado final fue que ya no podía sentirme normal, como yo misma”. — Andrea

  1. 1. sintetizar: hacer (una droga) combinando productos químicos.