CONSECUENCIAS POR CONSUMIR ÉXTASIS

El éxtasis encubre las señales de alarma que da el cuerpo. Como resultado, después de tomar la droga, una persona se arriesga más allá de sus limitaciones físicas y de aguante. Por ejemplo, una persona que está bajo el efecto del éxtasis puede no darse cuenta que ha subido demasiado su temperatura y puede desmayarse o hasta morir de hipertermia.

Un estudio hecho por el Centro de Investigación para el Trabajo Social de la Universidad de Texas, encontró que los efectos a largo plazo del éxtasis que se han informado con más frecuencia incluyen depresión y reducción de la capacidad de concentración. Los investigadores también encontraron que el uso continuo de éxtasis también está asociado con trastornos del sueño, del estado de ánimo y de ansiedad; temblores y espasmos; así como problemas de memoria.

“Afortunadamente, estoy viva, pero me quedan los días, meses y años después del trauma. Tendré que afrontar todo lo que me ocasionó por el resto de mi vida… lo he experimentado todo; cualquier cosa que puedas imaginar. Depresión, ansiedad, estrés, pesadillas recurrentes por la noche y horribles dolores de cabeza, son algunas de las cosas que me afectaron después de que tomé éxtasis. Estuve a punto de morir. Sólo hizo falta una noche, unas pocas pastillas de éxtasis, y beber alcohol. Esta droga es realmente fatal, y en verdad doy las gracias por estar viva. No puedo describir lo difícil que es hacer frente a estas pesadillas todo el tiempo. Me despierto empapada en sudor y dando gracias a Dios, y estar tan agradecida de que no es más que otra pesadilla. Rezo por el día en que las pesadillas desaparezcan... Ninguna droga merece la pena por el efecto o la euforia”. — Megan