¿QUÉ ES LA METANFETAMINA Y DE QUÉ ESTÁ HECHA?

Un laboratorio de metanfetamina de cristal.

La metanfetamina es una sustancia química sintética (hecha por el hombre) a diferencia de la cocaína, que por ejemplo, proviene de una planta.

La metanfetamina comúnmente se produce en laboratorios ocultos e ilegales mezclando distintas formas de anfetamina (otra droga estimulante) o sus derivados, con otros químicos para aumentar su potencia. Las píldoras comunes para el resfriado se usan a menudo como base para producir la droga. El “cocinero” de metanfetamina extrae ingredientes de esas píldoras y para incrementar su poder combina la sustancia con químicos tales como ácido para baterías, limpiador de desagües, combustible para linternas y anticongelante.

Estos peligrosos químicos son potencialmente explosivos y debido a que los “cocineros” de la metanfetamina son drogadictos, también están desorientados, a menudo se queman, se desfiguran seriamente o mueren al explotar sus preparados. Tales accidentes ponen en peligro a otras personas que se encuentran en hogares o edificios cercanos.

Los laboratorios ilegales también crean gran cantidad de desperdicios tóxicos: la producción de medio kilo de metanfetamina produce dos kilos y medio de desperdicios. Las personas expuestas a estos materiales de desecho pueden resultar envenenadas.

“El dinero de la asistencia social no era suficiente para pagar nuestra adicción a la metanfetamina y mantener a nuestro hijo, así que convertimos nuestra casa alquilada en un laboratorio de metanfetamina. Almacenábamos productos químicos tóxicos en el refrigerador sin saber que las toxinas impregnarían los alimentos en la nevera.

Cuando le di a mi hijo de tres años algo de queso para comer, no sabía que le estaba dando comida envenenada. Estaba demasiado drogada con la metanfetamina para darme cuenta, hasta horas después, que mi hijo estaba mortalmente enfermo. Pero en ese momento estaba tan drogada que tardé dos horas en llevarlo al hospital, a ocho kilómetros de allí. Para cuando llegué a la sala de urgencias me dijeron que mi hijo había muerto de una dosis letal de hidróxido de amoníaco, uno de los productos químicos usados para hacer metanfetamina”. — Melanie