CÓMO AFECTA LA METANFETAMINA LA VIDA DE LAS PERSONAS

Cuando la gente toma metanfetaminas, ésta se apodera de su vida en distintos grados. Estas son las tres categorías de consumo.
CONSUMO DE METANFETAMINA DE BAJA INTENSIDAD:
Los que consumen metanfetamina en baja intensidad tragan o inhalan la metanfetamina. Desean el estímulo extra que proporciona la metanfetamina, de forma que puedan permanecer despiertos el tiempo suficiente para terminar un trabajo o una tarea, o buscan el efecto de inhibición del apetito para perder peso. Están a un paso de convertirse en consumidores “desenfrenados” (es decir, consumo incontrolado de una sustancia).
CONSUMO DE METANFETAMINA DESENFRENADO:
Los consumidores desenfrenados fuman o se inyectan metanfetamina con una jeringa. Esto les permite recibir una dosis más intensa de la droga y experimentar un efecto más intenso que es psicológicamente adictivo. Éstos se encuentran al borde del consumo de alta intensidad.
CONSUMO DE METANFETAMINA DE ALTA INTENSIDAD:
Los consumidores de alta intensidad son los adictos, a menudo llamados “adictos al speed”. Su existencia se centra completamente en impedir el bajón, ese doloroso descenso después del viaje de la droga. Por lo tanto, para lograr el efecto deseado con la droga, tienen que consumir cada vez más. Pero igual que otras drogas, cada viaje sucesivo de metanfetamina es menor que el anterior, lo que impulsa al adicto a una espiral de adicción sombría y mortal.