UNA EPIDEMIA MUNDIAL DE ADICCIÓN

Los ingredientes tóxicos en el meth provocan caries grave conocida como “boca de meth”. Los dientes se vuelven negros, manchados y podridos, frecuentemente hasta el punto en que tienen que sacarse. Los dientes y encías se destruyen en la parte interior, y las raíces se pudren.

La oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito estimó la producción de estimulantes de tipo anfetamina a nivel mundial, la cual incluye metanfetamina, en casi 500 toneladas al año, con 24,7 millones de consumidores.

El gobierno de los Estados Unidos informó en el 2008 que aproximadamente 13 millones de personas alrededor de los 12 años de edad habían consumido la metanfetamina; y 529.000 de ellos eran consumidores habituales.

En 2007, el 4,5% de los estudiantes de último año de preparatoria y el 4,1% de los estudiantes de décimo grado (secundaria) en Estados Unidos informaron que consumieron metanfetamina al menos una vez en su vida.

En los Estados Unidos, el porcentaje de admisiones para tratamiento por drogas debido al consumo de metanfetamina y de anfetamina se triplicó del 3% en 1996 al 9% en el 2006. Algunos estados tienen porcentajes mucho más altos, tales como Hawai, donde el 48,2% de la gente que buscó ayuda por el consumo de drogas o alcohol en 2007, eran consumidores de metanfetaminas.

Esta es una droga ampliamente usada en la República Checa. Ahí la llaman pervitin y se produce en pequeños laboratorios ocultos y en un número limitado de grandes laboratorios. El consumo es principalmente domestico pero el pervitin también se exporta a otras partes de Europa y Canadá. La República Checa, Suecia, Finlandia, Eslovaquia y Letonia informaron de las anfetaminas y metanfetaminas como las responsables de entre el 20% y 60% de aquellos que buscan tratamiento por consumo de drogas.

En el sudeste de Asia, la forma más común de metanfetamina es una pequeña píldora, llamada yaba en Tailandia y shabu en las Filipinas.